mallorcaquality.com

Contacto  |Usuario

Culturales

Son Marroig
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

son_2

La “possessió” de Son Marroig, antes del siglo XVII, era conocida con el nombre de la Foradada de los Masroig. Desde esta fecha hasta el siglo XVIII se denominó Son Masroig de la Foradada. El año 1624 era propiedad de Gabriel Masroig de la Foradada y, el 1685 se valoró en 11.000 libras. El año 1863 pasó a la familia Cortei. Era considerada por el archiduque Lluís Salvador como una de las casas mejores situadas de Mallorca, y quiso comprarla, puesto que, además, era esencial para el proyecto archiducal de reconstruir el Miramar luliana. La operación no fue fácil, pero, al fin, en 1877 lo adquirió, aun cuando tuvo que pagar a la familia Cortei una cantidad muy superior a la que correspondía. Contaba 68 ha e incluía la Foradada. Son Marroig fue la residencia habitual del secretario del Archiduque, Antoni Vives Colom, casado el 1879 con Luisa Venezze, que murió en Son Marroig el año 1896, y en segundas nupcias con Ana Ripoll. A la muerte del Archiduque (1915) la titularidad de la finca pasó A Antoni Vives, que no la retuvo demasiado tiempo, puesto que murió, el 1918; entonces la propiedad recayó en su hija, Luisa Vives Ripoll, esposa del pintor Antoni Ribas Prats. Actualmente la posesión es de Isabel Ribas Vives, hija del pintor y de Luisa Vives.

Templete de Son Marroig

Templete de Son Marroig

El famoso mirador de Son Marroig es un templete de mármol de Carrara, concretamente de Seravezza. Imita el que hay encima la isleta del jardín Pallavicini, en Pegli, cerca de Génova. Se levanta sobre una base circular de cuatro escalones y consta de ocho columnas jónicas. El entarimado muestra decoración escultórica con bucranis y lazos florales. La cubierta es una cúpula semiesfèrica remate por un floró. Se contempla una inmejorable vista de la costa de Miramar, espléndida al sol poniente.


Alguna de las imágenes utilizadas en este artículo son propiedad de Portal Forà Dinamització Cultural S.L. y cuentan con todos los derechos reservados.

Torre de Son Marroig

Son Marroig

Uno de los elementos arquitectónicos más característicos de Son Marroig es la torre de defensa. Probablemente fecha del siglo XVI. Protegía las casas de las frecuentes incursiones de corsarios, que aprovechaban el cobijo de la Foradada para desembarcar. Es tradición que el último cautivo hecho por los moros en Mallorca era una mujer de Son Marroig, capturada a final del s. XVIII. Es de planta cuadrada, con talud o pie de murada en la base. El único portal es de arco redondo, de pequeñas dimensiones, situado en el lateral norte, que mira al portal principal de las casas. La torre cuenta con elementos defensivos, como los matacanes que protegen la puerta de acceso y las ventanas. La cubierta es de tejas, a cuatro *aiguavessos, a manera de gorro. En época del Archiduque fue ornamentada con dos ventanas renacentistas, del siglo XVI, procedentes de un edificio derruido; una ventana se sitúa en el paramento noreste y la otra en el este; ambas son de dintel, pero la primera presenta las jambas decoradas con grutescos de temática vegetal, mientras que la segunda los tiene con pilastres con decoración antropomorfa, y con el apellido Carbonell inscrito al dintel.

Fachada Principal

La fachada principal, levantada actualmente ante una carrera cerrada por tres lados, se orienta al noreste. Tiene alzado de tres plantas. El portal foráneo es de arco apuntado, coronado por un símbolo religioso, el anagrama de Cristo (IHS). A la planta baja, a los lados del portal, se obran dos ventanas rectangulares. En el primer piso hay tres ventanas rectangulares, mientras que en el segundo piso, en el espacio ocupado normalmente por el porche, se obran cuatro ventanas igualmente rectangulares. A la derecha de la fachada principal se alza el bloque noroeste, que contiene la almazara a la planta baja; En el primer piso hay una gran ventana de arco redondo, con balustrada, bordeada por ventanas balconeras. Más al noreste sobresale un volumen con una galería regionalista, con arcos redondos (tres frontales y un lateral por cada lado), y con una terraza con balustrada.

Interior de Son Marroig

Son Marroig

Actualmente, en Son Marroig se puede visitar un auténtico museo dedicado al Archiduque. Desde la entrada, el primer *aiguavés es ocupado por un vestíbulo, con un portal a la derecha que permito el acceso a un pequeño aposento con una chimenea; el suelo se encuentra empedrado; en la pared de la izquierda se puede observar un mapa de los alrededores de la finca, de finales de siglo XIX. El vestíbulo comunica con la sala de la planta baja, que ocupa el segundo *aiguavés. Este aposento es de planta rectangular, dividida por un arco rebajado que se encuentra a la izquierda de la entrada, en sentido longitudinal; el techo es de vigas, con una jácena transversal; el suelo empedrado que proviene del vestíbulo continúa a manera de corredor hasta el jardín. A la parte sur de la pared de la izquierda, un portal redondo daba acceso al antiguo oratorio particular, actualmente desmantelado. La sala aparece guarnida con bellas piezas de mobiliario y objetos artísticos, especialmente pinturas antiguas, entre las cuales remarcamos el lienzo que representa la Inmaculada entre el padre Castañeda y santa Catalina Thomás. Como curiosidad, remarcamos una vértebra y una costilla de un gran cetáceo, que nos recuerda el gran interés del Archiduque por los temas de la naturaleza. A la derecha, segun entramos, hay la escalera que conduce a la planta noble; arranca al borde de dos arcos ligeramente rebajados, sostenidos por una columna de tradición jónica sita sobre un plinto.

Enlace

Más información en Portal Forà

Más fotos

Alguna de las imágenes utilizadas en este artículo son propiedad de Portal Forà Dinamització Cultural S.L. y cuentan con todos los derechos reservados.

Video

Comentarios (1 Comentario)

    Escribe tu comentario


    Suscribete al newsletter