mallorcaquality.com

Contacto  |Usuario

Agenda

Fira del Fang – Marratxí 2013
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

7187503336_b40a774e3c_b

Información

Fira del Fang de Marratxi

Este año 2013 las fechas elegidas para la Fira es del 9 al 17 de Marzo.

La Fira del Fang que comenzó en el año 1984 tiene el objetivo , que todavía perdura, de dar apoyo a los artesanos ceramistas y para potenciar la identidad de Marratxí como municipio con una gran tradición en la cerámica.

La iniciativa surge desde el Ajuntament de Marratxí, por parte del entonces regidor de cultura Bernardí Homar y desde esa fecha la feria se ha hecho un punto de referencia en el panorama artesano de las islas, consolidándose como uno de los actos culturales y festivos más importantes de municipio.


Fira_del_Fang

El número de expositores durante los primeros años apenas llegaba a la docena, pero año a año se ha ido incrementando hasta llegar a los alrededor de 70 artesanos que actualmente exponen y venden su trabajo en la Fira del Fang.

Fira_del_Fang

De igual manera los visitantes han ido en claro aumento. En los años 80 visitaban la feria unas 25.000 personas mientras que a partir del año 2000 los visitantes han aumentando hasta los 100.000.
Durante los primeros años, se hacia un único punto de venta, con grandes mesas donde cada uno de los expositores iba poniendo sus artículos artesanos. Poco después, cada uno de los participantes contó ya con un puesto propio. Desde el año 1984 hasta 1986, se expusieron piezas cerámicas de coleccionismo, por parte del ayuntamiento y del museo de Lluc.
El gran cambio cualitativo ocurre en 1993, cuando se introduce la vertiente didáctica a la Fira del Fang. Se inician las charlas para escolares y sobre todo, se dedica cada año a una temática sobre cerámica. Así la primera feria monográfica fue la de 1993, dedicada a las “teules pintades” (tejas pintades), siguiendo en 1994 el tema con los “pastorets mallorquins” (figuras para el belén con el traje típico de Mallorca), hasta llegar a la última edición en 2005, cuyo tema fue el de “instrumentos musicales”, hechos, por supuesto, con barro.

Fira_del_Fang

A partir de este cambio a principios de los años 90, se inicia una feria mucho más rica en oferta lúdica y didáctica. Comienzan las charlas para escolares y la edición de los carteles didácticos sobre la temática que cada año tuviera la Fira del Fang. También aparecen las demostraciones en vivo de los artesanos que participan en la feria y las actividades culturales se realizan en consonancia con el monográfico escogido durante cada edición. Así, por ejemplo, en la última Fira del Fang, dedicada a los instrumentos musicales, se hicieron conciertos con ocarinas y exposición de diversos instrumentos musicales, provenientes de museos o realizados para la feria.

Fira_del_Fang

Esta vertiente cultural y festiva se ha ido incrementando desde que se consolidó la Fira del Fang. A partir de 1998, el Museu de Mallorca participa en la exposición monográfica que se realiza cada año. El Ajuntament de Marratxí -organizador del evento- ofrece actuaciones de la Banda Municipal de Música, bailes populares mallorquines (ball de bot) y anima al público con su giganta, un enorme muñeco con forma de “siurell”, la figurilla de arcilla más típica de Mallorca, que con sus rasgos simples y sus colores blanco, verde y rojo, representa perfectamente la tradición ceramista de Marratxí.

Museu del Fang

Marratxí, tierra de la cerámica, aporta un espacio dedicado a nuestra cultura, identidad y tradición. Desde el neolítico, la cerámica formó parte del devenir de los pueblos y su aparición supuso un cambio revolucionario en la mejora de la calidad de vida de nuestros antepasados. Las culturas de los pueblos antiguos: talayótica, romana e islámica dejaron su impronta en la evolución de la cerámica de las Islas al introducir nuevas formas que han perdurado hasta hoy.

Fira_del_Fang

El Museo de la cerámica nace para mostrar la riqueza de técnicas, formas y funciones que las culturas han dado a las piezas de cerámica, presentes en las sociedades de todas las épocas y procedencias, dado que han desarrollado y todavía tienen un papel fundamental en las necesidades de la humanidad. El museo centra inicialmente su interés en la cerámica tradicional de Mallorca, y más concretamente en la cerámica de nuestro municipio. Algunas de estas piezas están actualmente en desuso, desaparecidas o en peligro de desaparecer debido a la sustitución en las sociedades industriales del barro por otros materiales, y de aquí la importancia de mostrarlas y preservarlas.

Fira_del_Fang

También es un objetivo prioritario crear un fondo documental y bibliográfico y activar las visitas y actividades relacionadas con el barro, dirigidas a todos los escolares de Mallorca. El Museo de la Cerámica debe ser el punto de partida de un recorrido dirigido a las alfarerías.

Fira_del_Fang

El fondo del Museo de la Cerámica consta de alrededor de 900 piezas de las cuales 400 son de cerámica tradicional y el resto pueden incluirse a la vertiente artística; además, cuenta con una sección de objetos y herramientas de las “olleries” que han entrado a formar parte del fondo museístico a partir de la lamentable desaparición de alguna olleria.
En la vertiente tradicional hemos clasificado las piezas según su origen: olleria, gerreria, siurelleria, teulera, cerámica de pincel…, y a la vez las hemos dividido en secciones dedicadas a su funcionalidad y otros aspectos: objetos de cocina, ornamentación, juguetes, el hombre y el agua, elementos de construcción. Una de las tareas del museo es la adquisición de piezas de barro realizadas por personajes del mundo de la alfarería que ya han dejado de trabajar o que nos han dejado. Es importante que el fondo se enriquezca con la aportación de piezas de antiguos artesanos para que la memoria histórica tenga también un lugar en el museo.

Fira_del_Fang

La primera materia de la olleria es la tierra roja. Una vez en la olleria, la tierra se almacena y se mantiene seca hasta la hora de utilizarla; es cuando se inicia el proceso de trituración con máquinas para convertirla en polvo. Después se mezcla con agua por obtener una masa pastosa que, una vez purgada con un cedazo bastante fino, se deja reposar.
Se deja perder parte del agua de la pasta obtenida hasta que la textura del barro es óptima para su utilización. Después, el barro se amasa para ponerlo a punto, hasta que tiene las características de flexibilidad y plasticidad necesarias. A partir de aquí empieza la labor de creación artesana: se coloca un trozo de barro encima de la rueda o torno y el ceramista da forma a la pieza que quiere hacer. Para conseguir la misma estatura y diámetro de las piezas, se ayuda de unos pedazos de madera o caña de varias medidas. La pieza se retira de la rueda y del resto del trozo de barro, cortándola con un hilo muy delgado de hierro o de nylon. Para eliminar el barro que sobra de la base de las piezas se lima. Después se ponen las asas a la pieza, si fuera necesario. Una vez seca, se Ie da un baño de barniz al interior. Después se colocan de forma que no se toquen la una con la otra dentro el horno para la cocción definitiva.

Fira_del_Fang

Antiguamente los hornos eran de leña (horno árabe), hoy han sido sustituidos por los de gasoil, propano o electricidad. Una vez apagado el horno, se deben dejar enfriar las piezas antes de sacarlas. El proceso se ha acabado y ya están a punto por ser utilizadas. Las ollas y “greixoneres” reciben unos nombres particulares según su finalidad: “saïmera” (para el saïm, manteca). Otras veces el nombre los viene de su forma: “calderó”, “fonda”, de cuello levantado.
La clasificación más extendida entre todos los ollers es la que hace referencia al tamaño o a la capacidad de las piezas. Esta clasificación, común para ollas y “greixoneres”, con pequeñas variaciones, es, de pequeña a grande, la siguiente: cassolí o biel (1/4 de litro de capacidad), treset (1/2 1.), malaguenya (1 l.), ladra (entre 1 y 2 l.), media mano (3 litros), perol (5 l.) catorce o kilo (entre 6 y 7 litros) dieciséis (de 8 a 1 0 litros).
Otras piezas que se realizan en las “ollerias” tienen mucho que ver con su funcionalidad culinaria: vajillas, ollas de brec o cadaf, juegos de café, cazuelas, ceniceros, cobertores, embudos, ensaladeras, escudillas, fruteros , morteros, jarras, botes de cocina, saleros, salseras, tazas, teteras y un largo etcétera.

Fira_del_Fang

La primera materia de la gerreria, el barro, se obtiene a partir de la arcilla blanca, tierra que le dará unas características de textura y porosidad singulares. Una vez extraída la arcilla de la cantera, se tritura hasta convertirla en polvo. Después se mezcla con agua y se obtiene una masa pastosa y relativamente clara que, una vez cribada con un cedazo bastante fino, se deja reposar. Se deja perder parte del agua a la pasta obtenida hasta que la textura del barro es óptima para su utilización. Después, el barro se amasahasta tenerlo a punto para poder realizar piezas cerámicas. Casi todas las piezas de la gerreria están directamente relacionadas con el agua: la “gerra”, el “caduf”, las “botilles”, el cántaro, la “caduta”. Otras se relacionan con los trabajos del mundo rural: cubos y piezas para abrevar o dar comer a los animales: bebedores y comederos. También destacan un abanico de piezas con funcionalidades culinarias y para la vivienda: cubos de colada, cubos de lavar, cubo de encalar, jarras, hucha, fogón, palanganas de matanzas. Casi todas formaron parte de nuestra etnografía y, pese a hoy se haya perdido su funcionalidad, muchas son utilizadas en el campo de la ornamentación.

Fira_del_Fang

Fotos 2012

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

fira_del_fang

Fotos 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Fira Fang 2011

Video

Comentarios (0 Comentarios)

Escribe tu comentario


Suscribete al newsletter