mallorcaquality.com

Contacto  |Usuario

Culturales

Els Calderers
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

calderers_01

La posesión de Els Calderers aparece documentada en el año 1285 como propiedad de la familia Calderer, quien le dio el nombre.

Los propietarios

Posteriormente pasó a manos de la familia Nicolau. En el año 1556, la posesión ya se encontraba dividida, y así se refleja en una escritura de la finca llamada Son Pi, que confrontaba con Els Calderers y Els Calderers de Nicolau (GEM, XIII, 118). En el catastro de 1575 se documenta la posesión, también dividida en dos propiedades, una en manos de Benet Nicolau, valorada en 5.000 libras y la segunda propiedad de Pere Nicolau, valorada en 4.500 libras; parece ser que fue esta antigua división el origen de la denominación “Calderers”, en plural.

Posteriormente la posesión, nuevamente reunificada, pasó al patrimonio de los Verí, familia de caballeros domiciliada en la calle que lleva su nombre en Palma. En 1662, Pere de Verí obtuvo la licencia para plantar 22 cuarteradas de viña, que gozaban de franquicia de quince años (GEM, XV, 335). En el catastro de 1665 la posesión se valoró en 15.500 libras. En 1773 y en 1789 aparece documentado como propietario Pere de Verí i Sureda; en la primera de estas fechas, el inquilino era Antoni Costitx y la recogida de grano fue de 140 cuarteras de trigo, 8 de trigo candeal, 70 de cebada, 56 de cebada y 2 cuarteras y 5 barcillas de habas. En 1804 el propietario era Ramon de Verí. A partir de la información de J. de Berard (1789) en la reseña de la finca que dice: “Grande. Trigo. Seller sin viña”, deducimos que la antigua producción vinícola de la posesión había decaído en el siglo XVIII; se recuperó en el siglo XIX y tuvo una gran crisis con la filoxera de finales del siglo XIX. En el año 1863 la finca era propiedad de Pere de Verí y tenía una extensión de 265 ha (373 cuarteradas). En 1877 el propietario era Pere de Verí i Sales.

Desde mediados del siglo XX es propiedad de la familia Juan de Sentmenat Morell, por patrimonio de la sobrina y heredera de doña Margalida de Verí con Francesc Juan de Sentmenat, hijo del conde de Ribes. Éste reformó la casa a mediados del siglo XX y la dotó de un importante fondo de mobiliario y de objetos artísticos y ornamentales.


El “amo” Antoni Oliver i Gayà (1863-1936), conductor de Els Calderers y prototipo de payés fuerte fue uno de los más destacados agrícolas de la Mallorca de principios de este centenario; entre otros aspectos, destacó por ser un gran introductor de mejoras técnicas en la payesía; es hijo ilustre de Sant Joan. La finca actualmente (1998) tiene 156 ha (220 cuarteradas) y aparece registrada a nombre de Francesc Juan de Sentmenat.

Las casas de Els Calderers

Las casas de Els Calderers fueron construidas en la primera mitad del siglo XVIII. Muestran la fachada principal orientada al sureste, con el bloque principal, que corresponde a la casa de los señores, con altura de tres plantas. El portal foráneo es de arco de medio punto adovelado, levantado encima de seis escalones, con las imágenes de dos leones que ornamentan la entrada. En la dovela clave, hay un pequeño medallón con un relieve del Corazón de Jesús y un serafín. En la planta baja, a la izquierda del portal, hay dos ventanas, mientras que a la derecha encontramos tres. Las dos plantas altas diseñan siete ventanas por cada piso; las de la tercera planta corresponden al porche, son más pequeñas. En la parte de la derecha de la fachada se encuentra un bloque añadido, de una planta, coronado por una balaustrada ornamentada con hidrias que protege la terraza, y con una ventana con celosía de madera abierta en la fachada principal. El ángulo superior de este volumen aparece ornamentado con una gárgola de tradición gótica. Más a la derecha, y delante de la carrera delimitada por la proyección de la fachada principal, está la casa de los “amos”.

El portal foráneo

El portal foráneo de la casa de los señores comunica a través de un cancel con el vestíbulo, una estancia cuadrangular que permite el acceso a las salas y a la clastra. Se conserva a la izquierda el retrato de Manuel de Sentmenat y Lanuza, virrey de Mallorca y fallecido en Lima en el año 1710 y, a la derecha, el de su hijo Joan Manuel de Sentmenat (1688-1755); debajo de este retrato, hay un cofre con objetos pertenecientes al capitán Antoni Barceló i Pont de la Terra (s. XVIII). Delante del portal foráneo, encima del acceso al patio, encontramos un escudo de hierro del linaje Juan de Sentmenat (dos leones y la espiga de los Juan y las tres cartelas con alas de los Sentmenat). Por un portal de dintel que había sido rebajado se accede a la clastra, que es realmente un patio o jardín, ya que no distribuye las estancias de la casa; se encuentra sin enmarcar y tiene en el centro un cuello de cisterna de sección octogonal, con un revestimiento de hierro coronado por una cruz; es esta la cisterna de “el agua fresquísima” a la que se refería el archiduque Luís Salvador; encontramos también un estanque, en el centro, rodeado de plataneras, moreras, yedras y clivias, entre otras plantas. También remarcamos un reloj de sol, en la pared frontal.

Gran sala y despacho del cura

A la derecha del vestíbulo, desde el portal foráneo, encontramos una gran sala, de planta rectangular y con cubierta de tres tramos de vuelta de arista. Las tres ventanas muestran los típicos bancos en su base. Ocupan las paredes diversas pinturas de temática religiosa y paisajes del siglo XVIII; es remarcable también la colección de braseros que contiene esta estancia. Al fondo de la sala, hay una chimenea y, a la izquierda, un portal deja paso al denominado despacho del cura; es una sala cuadrada con cubierta de un tramo de vuelta de arista; contiene un tríptico carmelita, situado sobre la chimenea, mientras que encima de la mesa remarcamos una placa litográfica que representa el Bautismo de Jesús; sobre el portal de salida, destacamos una pintura que representa a San Vicente Ferrer, quien aparece con alas, en alusión al nombre de Ángel del Apocalipsis.

La capilla

Salimos del despacho del cura por la escalerilla de cuatro escalones en bajada, hacia la zona antiguamente destinada a bodega. Una parte de este espacio fue reconvertida en capilla, ya en el siglo XX. En el vestíbulo, cubierto con dos vueltas de arista, observamos diversas pinturas, como la de Sant Bernat d’Alsira y Santa Gràcia, y la de la Inmaculada; prácticamente delante del portal del despacho del cura, sobre el portal de la capilla, con un panel de baldosas a la derecha que confirman la calificación de oratorio semi-público que en 1961 otorgó el Obispo J. Enciso. La capilla tiene planta rectangular con cubierta de tres tramos de vuelta de arista; a la izquierda del primer tramo destacamos un belén barroco, que antiguamente cada año, por Navidad, era montado en la iglesia parroquial de Sant Nicolau de Palma; a la derecha, hay una pintura dedicada a San José. El segundo tramo conserva a la derecha una pequeña tumba con la imagen del Corazón de Jesús, mientras que a la izquierda hay otro dedicado a la Inmaculada. El tercer tramo está ocupado por el presbiterio, presidido por un retablo barroco, con dos ángeles en los laterales y una imagen de la Virgen en el centro. En la pared de la cabecera del presbiterio, en la derecha se encuentra un escrito referente a la Sra. Margalida de Verí i Fortuna, fallecida en enero de 1958, y a la izquierda otro sobre el permiso del Papa Juan XXIII para bendecir el oratorio, de 1959. En la pared de la izquierda hay un asiento forrado de tela, con reclinatorio, destinado al obispo.

La bodega y la sala de caza

A la derecha de la capilla se encuentra la bodega. Actualmente tiene planta en forma de ele, con un total de cinco tramos en vuelta de arista (antes de situar la capilla, la bodega tenia planta rectangular con ocho tramos, divididos en dos naves de cuatro tramos cada una de ellas; actualmente permanecen los cuatro de la nave de la derecha y el último de la nave de la izquierda, situado detrás de la capilla). Se conservan diversas piezas relacionadas con el mundo de la vinicultura, como una prensa de dos espigas, a la izquierda, algunas botas, botellas de vino viejo y un alambique de cobre. En el paramento de la izquierda, una ventana con celosía de madera comunica con la capilla; observamos también, el curioso documento de 1917 titulado “Els deu manaments del vinicultor” (“Los diez mandamientos del vinicultor”). Al fondo y a la izquierda de la bodega, una escalera nos conduce nuevamente a las estancias de los señores, donde esta la sala de caza, con trofeos de animales y armas, especialmente escopetas, ballestas y balas de cañones antiguos.

El despacho del señor

Una pequeña habitación situada a la izquierda acoge el archivo de la finca, con documentos y legajos del siglo XVIII y XIX, principalmente. A continuación entramos en el despacho del señor, una estancia cuadrada con dos naves de vuelta de arista, de dos tramos cada nave, centralizados por una pilastra de sección cuadrada; destaca la chimenea, coronada con el retrato de un caballero con la cruz de Malta, que identificamos como Ramon Despuig i Martínez de Marcilla, gran maestro de la orden de Malta en 1737; también remarcamos la mesa del despacho y un retrato del obispo Bernat Nadal, envuelto de ejemplares de una colección de bastones.

Cocina y comedor

Salimos del despacho del señor por una antecámara con una pintura a la derecha con la Virgen María y santos dominicos; al fondo hay una pica con dos barreños remarcables, con dos cuadros laterales que representan santos trinitarios y, encima de la pica, una pintura con el escudo y el lema Libertas. A la derecha está la cocina de los señores, con un maniquí que representa a la cocinera trabajando. Por la izquierda bajamos cuatro escalones que nos sitúan en el comedor, con cubierta de vigas reforzadas por una inmensa jácena. La sala está presidida por una gran mesa para dieciocho personas; la chimenea aparece coronada por una pintura del Corpus Christi, con un ornamental marco. El escudo de los Juan se sitúa sobre la pica y hay también algunas naturas muertas.

Sala de música y salón

Continuamos hacia la sala de música, con decoración historicista del siglo XIX, básicamente pompeyana, con espejos ornamentales y algunos elementos neo-egipcios como las esfinges de la chimenea. La salita de la señora aparece vestida con el retrato de la señora y numerosas fotografías, y nos permite el paso al salón. La sala que viene a continuación es un amplio espacio que se localiza donde anteriormente estaban las cocinas; muestra un mobiliario interesante y pinturas paisajísticas de los siglos XVIII y XIX; observamos también piezas provenientes de un monumental belén y los retratos de Felipe II y de Felipe IV, así como el busto de una monja –o tal vez una Dolorosa-, proveniente de algún retablo.

la segunda planta

A la izquierda de la sala, tiene el inicio la escalera de la segunda planta, con un vestíbulo que tiene elementos decorativos, como una monumental lámpara y el retrato de un obispo de la familia Sentmenat. La escalera muestra tapices heráldicos que ornamentan la pared; esta escalera tiene la particularidad de que los escalones se hacen más suaves cuanto más arriba se sitúan. En el piso, destacan los dormitorios de los señores, con el total de cuatro estancias: el vestíbulo; sala de juego y vestidor del señor, a la derecha; y a la izquierda, vestidor de la señora y cámara principal con la cama con dosel. El vestidor de la señora contiene una pintura, copia del retrato de la condesa de Ribas hecho por el pintor Antoni Ribas. La cámara principal contiene también una pintura de la Sagrada Familia, otra de María Magdalena y una imagen de la Virgen del Carmen. La visita continúa por el pasillo del servicio, hacia la izquierda desde el vestíbulo, estrecho y largo, diseñado para que los criados y criadas no pasasen por el centro de las cámaras; este pasillo muestra gran cantidad de objetos y curiosidades: cuadros cronológicos de papas (hasta León XIII, de 1878), de los reyes de España, y de emperadores del Sacro Imperio Romano-Germánico, planos y mapas (plano de Palma de 1894…), y diversos grabados religiosos, como uno franciscano Arbor Seraphico. A la derecha del pasillo podemos ver otra cámara señorial, con una elegante cama de marquetería. La sala de los juguetes, también a la derecha del pasillo, contiene vestidos, cajas, imágenes religiosas, vestidos tradicionales, pistolas, monedas y billetes, y una casa de niñas que reproduce en miniatura una casa de finales del siglo XIX mallorquín, con copias de pinturas de Joan O’Neille (1828-1907); más arriba, observamos un retrato de la reina María Cristina. Al lado se encuentra un cuarto de baño y, al fondo del pasillo, se llega a la terraza; antes de la terraza, a la izquierda, el pasillo hace un ángulo y continúa junto al planchador.

A partir de un pequeño portal de dintel, a continuación nos sorprende un gran espacio rectangular dedicado a granero, denominado también la cuartera. Tiene cubierta a dos crujías, sostenida por seis arcos de medio punto y tres pilares octogonales, con base cuadrada y con dos aperturas elípticas en las pechinas. Esta estancia conserva numerosas herramientas agrícolas (torno y tripastos, básculas y romanas, segadora, venteadora, tolva, peladora, artesa, prensas de quesos…), así como granos de cereales y otros productos agrícolas, conservados dentro de los correspondientes graneros. Continuamos hacia el fondo y a la derecha de la cuartera, con la visita a dos habitaciones; a la izquierda se encuentra la de un gañán, muy sencilla, con un lecho de paja, y a la derecha la de los amos (con objetos hoy curiosos, como un bacín y un maridillo o calientapiés). Bajamos a la planta baja por una escalera, con el despacho del amo en el primer rellano, que contiene una caja fuerte y una foto de la familia de Antoni Oliver, de 1919.

La planta baja

Llegamos a la planta baja de la casa de los amos, dividida en dos crujías por un arco rebajado; en la crujía de delante, está la cocina, donde destaca una gran chimenea, con campana y pinte con ollas y jarras. A la izquierda según la bajada, hay una mesa de los gañanes. Salimos a la fachada de levante por un portal de medio punto, cubierto por un porche; la fachada de la casa de los amos tiene dos plantas de altura. En la carrera de delante hay una cisterna en capilla, coronada por una cruz y, a la derecha, en el lateral del edificio principal, un portal con arco rebajado que comunica con la antecámara de la bodega y la capilla, que ya conocemos, encima del paramento distinguimos una espadaña con campana y una veleta. A la izquierda del portal de los amos, según salimos, tenemos un horno de pan, con portal de dintel, y también, con el mismo tipo de portal, la habitación de la lavandería, con el barreño, la chimenea y la herramienta denominada achicador. Al otro lado de la explanada se encuentra la carpintería, la herrería y los corrales y establos de los animales (aves, perros, vacas, ovejas, un buen ejemplar de macho cabrío, caballos, mulas, asnos…), además de la sala para las matanzas y un porche de carros y guarniciones (taller de albardero).

Enlaces

Más información en Portal Forà

Textos propiedad de Portal Forà | Enlace de Els Calderers en Portal Forà

Más fotos

Els Calderers

Els Calderers

Els Calderers

Els Calderers

Els Calderers

Comentarios (1 Comentario)

  • bielforner 13.04.2010 a las 6:37 am

    bon comentari, però: estem segurs que està als peus d’una HERMITA?

Escribe tu comentario


Suscribete al newsletter