mallorcaquality.com

Contacto  |Usuario

Culturales

Alfàbia
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Alfàbia

Las casas y los jardines de Alfàbia se sitúan en el término municipal de Bunyola, junto a la carretera de Sóller (C-711), cerca del km 17, poco antes de la entrada al túnel.

Entramos en el recinto de Alfàbia por el portillo que se abre ante la carretera, con una barrera metálica que muestra la fecha de 1864. Nos acercamos a las casas por un paseo ornamentado con hileras de plataneros, según el estilo romántico de los denominados paseos de salón, que conduce directamente a la fachada principal de las casas.

Alfàbia

La fachada principal se orienta a ponente y muestra un gran paramento coronado por una testera mixtilínea. El portal foráneo es de grandes dimensiones. Data de medianos siglo XVIII y es de estilo barroco, hecho de mármol. Presenta un arco de medio punto sobre el cual hay un frontón curvado roto, mientras que las jambas representan pilastras jónicas. A los lados hay un poyo de cuatro escalones. A medio alzado, sobre los poyos, hay una apertura de forma elíptica atrompetada a cada lado. Las puertas proceden del antiguo palacio de la Inquisición, derrocado en 1823, que ocupaba buena parte de la plaza Mayor de Palma; se encuentran recubiertas de una plancha de bronce decorada con dibujos geométricos y claveteada.

Alfàbia

El portal deja paso a un vestíbulo muy remarcable, dividido en tres tramos. En la cubierta de su primer tramo se encuentra el interesantísimo entretejido, en forma de patera invertida, o de tronco de pirámide cóncava. El estilo artístico y ornamental es mudéjar, y se puede datar en la segunda mitad del siglo XIV, aun cuando muchos autores, guiados por las inscripciones en árabe, lo remontaban al siglo XII. El conjunto muestra una gran riqueza de ornamentación geométrica y de policromía, concretada en doscientos plafones poligonales; una jácena central cruza de parte a parte la anchura del entretejido. La inscripción árabe de la cenefa o friso, hecha en yeso y alternada con las barras catalano-aragonesas y el león rampante de los Bennàsser, dice así: “La ley es de Dios, el poder es de Dios, la misericordia es de Dios, Dios es grande, no hay más Dios que Alá, la riqueza pertenece a Dios”. Según la hipótesis de Gabriel Llompart, techo de uno de los cuartos del piso noble de la casa gótica de los señores; cuando la remodelación barroca, que trastocó la estructura y distribución de los aposentos, se mantuvo tan preciado elemento, pero convertido en singular coronamiento del vestíbulo.


La cubierta de los otros dos tramos del vestíbulo es de bóveda de arista, mientras que en el alzado entre el primer y el segundo tramo hay una pilastra jónica adosada a la pared y situada sobre plinto a cada lado. Este espacio cuenta también con ornamentación heráldica: en el primer tramo, a la izquierda hay el escudo de los Villalonga y a la derecha el de los Zaforteza; en el segundo, a la izquierda el de los Berga y a la derecha el de los Bennàssar; en el tercer tramo, a la izquierda el de la familia Burgues Zaforteza y a la derecha el de los Santacília. En la parte baja de los laterales hay bancos de piedra.

Alfàbia

El vestíbulo conduce a la clastra a partir de un arco rebajado, con columnas con capitel jónico. La clastra es de planta cuadrangular, presidida por un surtidor con pila octogonal, con una escultura que representa un niño con un pescado; al lado hay un gran ejemplar de platanero. Desde la entrada, a la izquierda queda el lateral norte, con un arco apuntado que da paso a un pasillo con tres arcos que comunica con una pequeña clastra dónde hay un cuello de cisterna octogonal, con un portal de dintel a la derecha con una escalera que baja al pozo, que sirve de enfriador. Tanto en el pasillo como en patio, se abren algunos portales que llevan a aposentos de la casa de los amos. En el mismo lateral de la clastra, encontramos un portal de medio punto dovelado y otro portal, de dintel, que es el de la capilla, con un rosetón y el escudo de los Zaforteza —tres flores de lis—.

El lateral de levante muestra el acceso principal a los aposentos de los señores; se levanta sobre una pequeña escalera con barandillas de piedra, con tres pilastras por lado, y tiene un frontón triangular presidido por el escudo de los Zaforteza; los capiteles muestran sendos relieves de caras. Este portal es de estilo renacentista y posiblemente proviene de otro edificio que en el siglo XVI ya era de los Zaforteza.

Alfàbia

El lateral de mediodía de la clastra acoge la almazara, con acceso por una rampa adoquinada que acaba en un porche. La almazara, fuera de visita actualmente, se encuentra completa, con molino de oliva y prensa de viga. En el muro situado a la derecha de la entrada en la clastra, destacamos una ventana gótica de arco conopial.

Desde la clastra entramos por el pequeño portal renacentista a la casa de los señores, por un distribuidor, dónde remarcamos el árbol genealógico de los Zaforteza. El interior de las casas de Alfàbia contiene un buen conjunto pictórico y varias muestras de mobiliario muy interesantes, como queda de manifiesto con la sala con acceso por la derecha del distribuidor; tiene cubierta de envigado policroma y reseñamos los siguientes elementos: pinturas que representan diferentes propietarios, de los cuales destacamos Pere de Santacília y Pacs, a caballo (fallecido en 1666), importante adalid de los Canamunt; Gabriel de Berga y Santacília (fallecido en 1706), Leonor de Berga y Zaforteza (1701-1762), y Gabriel de Berga y Zaforteza; en los laterales inferiores hay varios paisajes como las casas de Alfàbia, el Caballo Bernat y una vista de Palma, de Marià Conrado.

Alfàbia

La segunda sala contiene uno de los muebles más remarcables de Mallorca, la denominada silla del rey moro, que, pese al nombre, no es de época islámica; data del siglo XIV y muestra interesantes relieves góticos cortados en madera: en el respaldo se representa un rey con un halcón, una reina y un árbol, con una enigmática cabeza de un monarca, y también hay un can y un conejo; en el frontal, hay una dama y un cortesano jugando a ajedrez; en el lateral de la derecha hay dos soldados, mientras que en el coronamiento aparecen dos pequeños leones esculturados. Según algunos autores, las figuraciones representan la pérdida de Mallorca por parte de Jaume III. Dentro de la sala hay, además, una buena colección de cuadros de temática diversa. A continuación, sigue una sala rectangular que sirve de antesala; destacamos varios grabados decimonónicos, la mayoría dedicados al papa Pío VI. A la derecha, se puede contemplar el cuarto, con una cama señorial y con domara roja; el portal de acceso al dormitorio muestra un retrato de Isabel II.

Un pasillo exterior protegido por un porche conduce, hacia la izquierda, a la biblioteca, que contiene un fondo de 1.200 volúmenes, y está presidida por el escudo de los Burgues-Zaforteza; cuenta también con los pasos del Vía-Crucis; del fondo bibliográfico, remarcamos una Historia de Jaume I, obra de Bernadino Gómez, de 1584.

Los jardines de Alfàbia

Jardines de Alfàbia

Los jardines de Alfàbia son de los más interesantes de Mallorca. Desde las casas, se sale a un pasillo con columnas toscanas y se baja al primer jardín por una escalera imperial con balaustrada. Se trata de un parque romántico, del siglo XIX. Constituye el centro una balsa o pequeño lago con un surtidor en el medio y con numerosos nenúfares; la vegetación salvaje, con cañas de bambú, lianas, palmeras y otras especies exóticas crean un ambiente romántico de estilo inglés; por los alrededores, hay también una pila octogonal, rodeada de plataneros.

Jardines de Alfàbia

Si subimos nuevamente la escalera imperial y giramos a la derecha, hacia el norte, recorreremos una pérgola con palmeras y hiedras, que conduce, tras una vuelta a la izquierda y otra a la derecha, a una segundo pérgola, más espectacular, centro del que podemos denominar jardín barroco. Consta de 32 parejas de columnas o pilastras de madera octogonal y base cuadrada, alternadamente con decoración de uña; además, también hay 24 hidrias convertidas en surtidores; el suelo está empedrado. Hacia levante, conduce a un mirador cuadrangular, con una mesa de piedra ovalada, de estilo barroco, con amplia vista; hacia poniente la pérgola acaba con una rotonda con ocho pilastras también octogonales y con una mesa octogonal de piedra. La salida de la pérgola se realiza por un portal de dintel con marca conopial que deja en una glorieta situada en la parte alta de una escalera que conduce a la zona norte de la fachada de las casas.

La glorieta restó inacabada; presenta una fuente coronada por un escudo renacentista de los Santacília, con un relieve de Hércules y el león de Nemea; también hay pequeñas columnas jónicas y dos grandes ojos de buey laterales; el de levante (a la izquierda si salimos de la pérgola), comunica con un interesante aljibe de bóveda de cañón, mientras que el de poniente constituía la entrada de un antiguo palomar. La escalera desciende con escalones adoquinados y con canales paralelos, con dos imágenes de leones que flanquean el arranque de la bajada. En la parte baja de la escalera, hacia la izquierda, junto a la fachada principal de las casas, se puede ver una espadaña con la campana.

Los jardines se encontraban conectados con la red hidráulica que proviene de la fuente del Verger de Alfàbia, situada en la parte nordeste de la finca, en el camino de Honor. Además del interés material de la conducción, de base islámica, destaca la presencia de algunos molinos harineros de agua.

Enlaces y más fotos


Galería de Imágenes de mallorcaquality.com| Flickr

Más información en Portal Forà
Más información en Portal Forà

Comentarios (1 Comentario)

    Escribe tu comentario


    Suscribete al newsletter